La Comunidad De Internet
La Comunidad De Internet

La Comunidad De Internet
 
PortalÍndiceMiembrosRegistrarseConectarse
Hola A Todos Como Estan Soy Muerte El Web Master De La Pagina... El Chat Es Solo Para Hacer Amigos Si Necesitan Ayuda Pidanla En El Foro

Comparte | 
 

 La Caceria De Calidón

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Muerte
Web Master
Web Master
avatar

Cantidad de envíos : 129
Fecha de inscripción : 01/03/2009
Edad : 22
Localización : Venezuela

MensajeTema: La Caceria De Calidón   Miér Sep 09, 2009 4:19 pm

Retomemos ahora nuestra singladura por el apasionante mundo de los mitos griegos, con una saga familiar que ya hemos mencionado anteriormente siguiendo otra vertiente. Nos referimos a los descendientes de Prometeo, que ya han sido tratados en la leyenda llamada "El diluvio de Deucalión".

Iniciaremos este recorrido con Cálice, una hija de Éolo y Enáreta, soberanos de Ftía. Hermana de Creteo, Sísifo, Atamante, Salmoneo, Cánace y Alcíone, entre otros. Por desgracia no hay mucho que decir de Cálice a parte de que es madre de Endimión junto a Etlio, un hijo de Zeus y Protogenia.

Así pues vamos a pasar a Endimión. Este hijo de Cálice y Etlio viajó junto a un grupo de tesalios y se estableció en Élide o Elis, convirtiéndose en su soberano. Su esposa pudo ser una Náyade o según otras versiones pudo llamarse Ifianasa, Hiperipa o Cromia. Se dice que Pisa fue hija suya, así como Epeo, Peón y Etolo.
Endimión dispuso que le sucedería en el trono aquel de sus hijos que saliese vencedor de una carrera que se disputó en la ciudad de Olimpia. El ganador fue Epeo.

Sin embargo el mito más famoso de Endimión, nos lo presenta como a un joven y hermoso pastor del cual se enamoró Selene. Selene lo contemplo mientras dormía y al punto quedó prendada del mancebo. La diosa pidió a Zeus que lo mantuviese eternamente dormido, pero con los ojos abiertos. Su deseo le fue concedido. A partir de entonces Selene le visito todas las noches. Juntos engendraron cincuenta hijas.
Otras versiones del mismo mito relatan como Endimión fue llevado por Zeus al Olimpo, donde se enamoró de Hera. Para mitigar el enfado de Zeus, Endimión solicitó un sueño eterno y le fue concedido. Aún otros relatos cuentan que este deseo le fue otorgado a Endimión como premio a su justicia.



Proseguiremos este relato con la vida de Etolo, uno de los hijos de Endimión. Tras la muerte de su hermano Epeo, legítimo rey de Élide, le sucedió en el trono Etolo. Reinó hasta que participó en unos juegos fúnebres en honor a Azan. Durante el transcurso de estos, involuntariamente hizo volcar el carro de Apis, que falleció en el accidente. Como consecuencia, los hijos de Apís le obligaron a exiliarse.

Se trasladó al este del río Aqueloo, pasando por el istmo de Corinto. Fue acogido como huésped por Doro, Laódoco y Polipetes. Finalmente asesinó a sus protectores y tras expulsar a los Curetes reinó en el país. Etolo es el héroe epónimo de etolios, cuyo país es Etolia.

Se casó con Prónoe, con la que tuvo a Pleurón y a Calidón. Pleurón fue el héroe epónimo de la ciudad de etolia, Pleurón. Este se casó con Jantipa, con la que tuvo: a Agenor, a Estérope, a Estratonice y a Laofonte. Calidón, fue el héroe epónimo de Calidón. Se casó con Eolia, con ella engendró: a Epicaste y a Protogenia.
Con los esponsales entre Agenor y su prima Epicaste entroncan la casa de Pleurón y la de Calidón, anexionándose así dos de las ciudades más importantes de la época. De este matrimonio nacieron Portaón y Demonice, ambos fundadores de importantes ramas genealógicas etolias.

Continuaremos ahora con Portaón, al pertenecer este la rama genealógica que nos interesa en esta ocasión. A Portaón veces se le conoce como Porteo. Heredó Pleurón de su padre Agenor y Calidón de su madre Epicaste, allí reinó junto a su esposa Éurite. Los esposos engendraron a: Eneo, Agrio, Alcátoo, Melas, Leucopeo y Estérope.



A Eneo, rey de Calidón, habitualmente se le considera hijo de Portaón y Éurite, aunque hay ciertas leyendas que le emparientan con Deucalión. Se casó en primeras nupcias con Altea, con la que engendró a: Toxeo, Tireo, Clímeno, Gorge, Deyanira y Meleagro. A esta lista hay mitógrafos que añaden otros varones: Fereo, Ageleo y Perifante. Además de otras damas: Eurimede y Melanipa.

Según cierta leyenda, Dionisio le entregó a Eneo la primera cepa de Grecia agradecido por permitirle amancebarse con Altea, la esposa de Eneo. Las versiones varían sobre este punto. Según otro mito, para Eneo trabajaba un pastor llamado Estáfilo. Dicho pastor observó que alguno de sus carneros comía unos frutos desconocidos para él. Estáfilo recogió los frutos, los exprimió y mezclo con agua, obteniendo como resultado el vino. A esta sustancia se le llamó oinos en honor a Eneo. La palabra griega oinos se traduce como vino. Enología y oinos provienen de Eneo.

Este rey hizo gala de una gran hospitalidad, dio cobijo en su feudo a jóvenes caídos en desgracia en sus respectivas patrias. Recibió a Belerofontes, a Alcmeón y los hermanos Agamenón y Menelao.

Durante la celebración de los sacrificios que les correspondían a los dioses al finalizar la cosecha, Eneo olvidó mencionar a Artemisa. La diosa encolerizada por el insulto, envió a Calidón un jabalí de grandes proporciones que asolaba el país.
Al verse los habitantes del lugar desbordados por la ferocidad del monstruo, organizaron lo que se conoce como la caería de Calidón. Es esta una de las más celebres hazañas del mundo antiguo. Héroes de toda Grecia acudieron a Calidón para dar caza al monstruoso jabalí. Finalmente el animal cayó a manos de Meleagro. Pero la posesión de los trofeos del animal, la cabeza y la piel, suscitaron una pelea. Como consecuencia de ella murieron varios integrantes de la familia real de Calidón, entre ellos el príncipe Meleagro. Tras la muerte de Meleagro, su madre se suicida.

Ya viudo, Eneo contrajo segundas nupcias con Peribea, una hija del rey Hipónoo de Oleno. Existen varias versiones de cómo se llegó a este matrimonio. La muchacha pudo ser parte del botín que Eneo consiguió al conquistar Oleno. Quizás fue seducida por Hipostrato, o por Ares y le fue enviada a Eneo con instrucciones de matarla. Sin embargo el soberano de Calidón prefirió desposarla. O puede que el seductor fuese el propio Eneo y se vio obligado a casarse con ella al dejarla embarazada. En cualquier caso Peribea engendró a Tideo.

Un factor que también le da gran relevancia a Eneo es su participación en el ciclo de Heracles. Este héroe acudió a Calidón con la intención de casarse con Deyanira, una de las hijas de Eneo. Sin embargo la mano de la doncella era pretendida por el dios-río Aqueloo. Aunque padre e hija preferían a Heracles, los pretendientes se enfrentaron para decidir quien la desposaría. Heracles salió vencedor.
Durante cierto tiempo los nuevos esposos vivieron felices en la corte de Eneo. Pero por accidente Heracles mató a un infante llamado Éunomo. Tras lo cual abandonó Calidón con su esposa y el hijo de ambos, Hilo.

Tideo era un gran apoyo para Eneo, pero debido a una acusación de asesinato fue desterrado de Calidón. El muchacho se estableció en Argos donde fue muy bien recibido por el rey Adrastro, que lo casó con su hija Deípile. Con ella Tideo tubo a Diomedes.
El caso es que Eneo vivía su vejez cuando sus sobrinos: Celeutor, Melanipo, Prótoo,Tersites y Onquesto, le despojaron del trono. Diomedes acudió en ayuda de su abuelo y sometió a los usurpadores. Pero considerando la avanzada edad de Eneo, Diomedes le entregó la corona a su tía Gorge y al esposo de esta, Andremón.
Según cierta leyenda, el héroe se llevaba a su abuelo a Argos donde viviese en paz hasta el fin de sus días. Pero durante el camino, en Arcadia, fueron atacados por Onquesto y Tersites, dos de los hijos de Agrio que habían sobrevivido a la refriega con Diomedes. En la emboscada Eneo murió y fue enterrado en la Argólide, en una ciudad llamada Énoe, nombre que tomo en honor de Eneo.



En este punto nos detendremos en la figura de Altea. Hija de los soberanos de Pleurón, Testio y Eurítemis. Esta doncella está emparentada con algunos de los personajes más famosos de la mitología griega. Son hermanas suyas: Hipermestra y Leda. Además de varios varones a los que se les llama los Testíadas son: Eurípilo, Ificlo y Plexipo.
Por lo que son sobrinos suyos: Anfiarao, Helena, Clitemnestra y los Dioscuros.

Se desposó con el rey Eneo de Calidón. Tubo varios hijos con este rey, aunque de los dos más famosos se duda de la paternidad del monarca. Se decía que Alcea había engendrado a Meleagro con el dios Ares y a Deyanira con el dios Dionisio. Incluso cierta leyenda cuenta como Eneo dándose cuenta de la atracción que el dios del vino sentía por su esposa, se la ofreció voluntariamente. Como agradecimiento Dionisio le habría regalado a Eneo la primera cepa y le habría enseñado a utilizarla.

Al séptimo día del nacimiento de Meleagro, las Moiras le anunciaron que la vida de su hijo expiraría cuando cierto tizón que ardía en ese momento en el hogar se consumiese. Altea retiró el tizón del fuego, lo apagó y lo guardó en un cofre. La vida transcurrió hasta que Artemisa envió un jabalí a Calidón que asolaba la zona. Se organizó una cacería para acabar con el animal. Meleagro dio caza al jabalí, pero surgió una disputa entre el héroe y sus tíos por la posesión de los trofeos del animal. Los trofeos correspondían a Melegrao, pero el héroe se había enamorado de Atalanta, una componente de la cacería. Y le los había entregado como prueba de amor, a pesar de estar casado con Cleopatra. Los tíos de Meleagro reclamaron el trofeo para sí. Ya que según ellos si Meleagro desdeñaba el trofeo, este debía recaer en sus parientes más próximos. Meleagro enfurecido mató a sus tíos. Cuando llegó a oídos de Altea las circunstancias que rodearon la muerte de sus hermanos, loca de rabia cogió el tizón guardado durante tantos años y lo arrojó al fuego. Meleagro murió y su madre no pudiendo soportar los remordimientos se ahorcó.



Meleagro y la cacería de Calidón . Meleagro es hijo de Altea y Eneo, soberanos de Calidón. O según otras versiones su padre sería Ares. Se casó con Cleopatra.
Poco tiempo después de su nacimiento, las Moiras visitaron a su madre para anunciarle que la vida de su hijo finalizaría, al consumirse un tizón que en esos momentos se quemaba en el hogar. Altea retiró el tizón del fuego, lo apagó y lo guardó en un cofre.

La vida transcurrió hasta el fatal momento en el que Eneo olvido mencionar a Artemisa en unos sacrificios. Como venganza, la diosa envió a Calidón un enorme jabalí que asolaba campos y ganados. Para acabar con el fabuloso animal se organizó una cacería a la que acudieron héroes de toda Grecia. Entre ellos se encontraban: los Dioscuros, Idas, Linceo, Teseo, Pirítoo, Peleo, Anfiarao, Ificles, Jasón, Telamón, Driante, Admeto, los Testiadas y Atalanta, la única mujer que participó.

Durante la cacería Atalanta fue la primera que hirió al monstruo. El jabalí consiguió abatir a Hileo y a Anceo. Peleo al lanzar una jabalina accidentalmente mató a Euritión. Finalmente Meleagro le dio la estocada mortal. Los trofeos del animal se le concedieron a Meleagro, puesto que su embestida fue la que terminó con él. Pero Meleagro se había enamorado de Atalanta y le entregó los trofeos del animal como presente de amor. Los Testíadas, tíos de Meleagro, reclamaron el botín indicando que si Meleagro renunciaba al trofeo, este debía ser entregado a sus parientes más próximos, o sea ellos. Meleagro indignado por la pretensión, se enfrentó a sus tíos y los mató. La desgracia había caído sobre la casa real de Calidón. Cuando llegó a oídos de Altea la forma en la que habían muerto sus hermanos, presa de una ataque de ira, arrojó al fuego el tizón que durante tantos años había custodiado. Meleagro murió y Altea no pudiendo soportar la culpa se ahorcó. También se suicidó la esposa de Meleagro, Cleopatra, incapaz de asimilar la tragedia. Las hermanas del héroe lloraron tan desconsoladamente que sus lágrimas se transformaron en ámbar. Artemisa finalmente la transformó en aves, son conocidas como las Meléagrides.
Gorge y Deyanira gracias a la intervención de Dionisio conservaron o se les devolvió su forma humana.

Cierta leyenda relata como Heracles, mientras realizaba el trabajo de capturar al can Cerbero se encontró en el Hades con Meleagro. Ante la imponente presencia del héroe las almas de los muertos huían. Solo Medusa y Meleagro le recibieron impávidos. Meleagro relató a Heracles su triste historia y Heracles se sintió tan conmovido que le prometió casarse con su hermana Deyanira.

Aunque no es la más famosa, si es la más antigua una versión de la leyenda en la que Artemisa envía un gran jabalí a Calidón como castigo por olvidarla Eneo en unos sacrificios. Reunidos un grupo de héroes locales, los cazadores se lanzan en pos del animal. Este muere a manos de Meleagro. Pero Artemisa, que aún no estaba aplacada, suscita una reyerta entre los etolios de Calidón y sus vecinos los curestes. Los etolios iban ganando la contienda liderados por Meleagro. Pero en el fragor de la batalla el héroe manta a uno de sus tíos. Al conocer las circunstancias de la muerte de su hermano, Altea maldice a su hijo. Meleagro ofendido se retira de la lucha y los curetes empiezan a ganar terreno. Solo las incesantes súplicas de su esposa Cleopatra le impulsan a regresar. Los curetes, que habían tomado la ciudad en su ausencia, son repelidos por Meleagro. Según una de las versiones, Meleagro murió durante la lucha a manos de Apolo, aliado de los curetes.

En algunas versiones sobre su vida, Meleagro participa en la expedición de los Argonautas y vence en la prueba de jabalina durante los juegos fúnebres en honor a Pelias.



Continuaremos ahora nuestro relato con la historia de Deyanira. Hija de Eneo y Altea, soberanos de Calidón. O según otro mito de Altea y Dionisio. Eneo le habría ofrecido voluntariamente a su esposa, al notar el interés del dios por Altea.

Según Apolodoro, Deyanira es una mujer hermosa, audaz y versada en el arte de la guerra. Sin embargo Sófocles nos la describe como una doncella, tímida y afable.

Como ya hemos explicado la desgracia había caído en la casa real de Calidón. Eneo olvida mencionar a Artemisa en unos sacrificios y la diosa como venganza manda un enorme jabalí que asola la zona. Se reúne un grupo de caza para acabar con el animal, que muere a manos de Melagro. Meleagro acaba muriendo también y sus hermanas son transformadas en pájaros. A partir de ese momento a estas doncellas se las llama Meleágrides. Deyanira y Gorge, no fueron transformadas en aves, o recobraron su forma humana gracias a la intervención de Dionisio.

Meleagro en el Hades se encuentra con Heracles. El héroe se siente tan convido al conocer la historia de Meleagro que promete ir a Calidón y solicitar la mano de Deyanira.
Heracles cumple su promesa y acude a Calidón. Deyanira ya tenía un pretendiente, el dios-río Aqueloo. Y aunque padre e hija preferían a Heracles, se entablo una lucha para decidir quien de los dos se quedaría con la doncella.
Aqueloo poseía la facultad de metamorfosearse. Durante el combate se transformó en serpiente y en toro. Pero finalmente fue vencido por Heracles, que le arrancó un cuerno. Heracles le devolvió el cuerno a Aqueloo y este a cambio le entregó un cuerno de la cabra Amaltea del que rebosaban flores y frutos.
De esta manera Deyanira pasa a ser la segunda esposa de Heracles. Juntos engendraron a Hilo, Hodites, Gleno, Ctesipo y a Macaria, la única doncella.
Durante un tiempo los esposos se establecieron en Calidón. Pero una nueva desgracia se cernió sobre ellos. En cierta ocasión Heracles le propinó a un paje llamado Éunomo tal bofetón que lo mató. Este suceso provocó que Heracles y su familia se exiliasen voluntariamente de Calidón.

Cuando Heracles y Deyanira cruzaban el río Eveno, el centauro Neso, que hacía las veces de barquero, intentó violar a Deyanira. Heracles desde el otro lado de la orilla, mató al centauro con una flecha envenenada con la sangre de la Hidra de Lerna. Neso antes de morir aconsejó a Deyanira que tomase parte de su sangre. Ya que mezclada con ciertas sustancias se transformaría en un potente filtro amoroso.

Tiempo más tarde Heracles tomó a la joven y hermosa Yole como concubina. Deyanira movida por los celos y por el temor de perder todo el afecto de su esposo. Se decidió a usar el ungüento que largo tiempo atrás Neso le había confiado. Impregnó con él una túnica de Heracles debía ponerse. Al entrar en contacto con la piel del héroe, la túnica se le pego abrasándole y produciéndole terribles dolores. Finalmente Heracles levanta una pira en la que se encarama. Filoctetes enciende la hoguera y Heracles agradecido le regala sus armas.
Deyanira al darse cuenta de lo que sus actos han provocado, se suicida.


Saludos!!!



Volver arriba Ir abajo
http://cybernet.forosactivos.net
 
La Caceria De Calidón
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Comunidad De Internet :: Interes General :: Mitologia-
Cambiar a: